Los campos de arroz de Sapa

Acabo de llegar hace un par de días de Sapa, sin duda estos campos de arroz son uno de los lugares que más me han impresionado durante estos meses.
Si estás planeando un viaje al norte de Vietnam, Sapa es destino obligado.

Te recomiendo no reserves hasta llegar a Hanoi, para tener más opciones de precios. Para que te hagas una idea, en Saigon me dieron un presupuesto de 150 dólares para 2 días y 3 noches. Finalmente, yendo en autobús en lugar de en tren, me costó 54 dólares con todo incluido (homestay, comidas, transporte y guía).

Viajando en autobús

Fue mi cuarta noche en autobús de los últimos días y dormí como un bendito. También hay que reconocerle el mérito a los autobuses nocturnos vietnamitas. Los asientos son casi camas, tienes tu propia manta e incluso una mesita para tus cosas.
image

El autobús salió a lax 7 pm y llegamos a Sapa a las 6 am. Las carreterras son bastante malas y hay muchas curvas, por que las distancias se multiplican.

En Sapa

Como en casi todos los países del Sureste Asiático, al bajar del autobús nos esperaba una colección de taxistas y guías llamándote para ofrecerte sus servicios. Es una pena, la mayoría de las veces, la única forma de hacerles ver que no te interesa es siendo borde. A la quinta o sexta vez de decir que no, no te queda otra opción. O eso, o ignorarles.

Tardaron 5 minutos en recogerme en una motillo y me subí con mis mochilas en lo alto, eso sí, el casco que no falte. Resulta irónico. Imaginad, subida en la parte de atrás de una moto con una mochila de 60 litros y otra de 20…¡Una locura!

Una vez en el hotel y visto que no paraba de llover, salí a comprarme unas botas de agua. Sí, ¡para hacer senderismo! La dificultad de este sendero es media y con unas botas evitas resbalarte tanto, ya que se van limpiando con el agua de los charcos continuamente. De hecho, es el calzado que utilizan los guías en Sapa los días de lluvia.

Trekking con compañía

Ya todo listo, salimos del hotel y descubrimos un grupo de 10 mujeres y niñas, ataviadas con la ropa típica de Sapa. Lo que no esperaba es que su plan fuera seguirnos durante horas.
image

Es curioso, nos repartieron a todos los del grupo entre ellas y la que te fuera asignada no se separaría de ti ni un segundo. La idea es simple, te acompañan y te agarran la mano cuando pueden, quieras o no, para ayudarte en el camino. Al final del trayecto, intentarán venderte un souvenir como pago.

A la hora de la comida nos rodearon e intentaron forzarnos a comprar algo. Es muy desagradable, principalmente porque es difícil decir que no a una niña pequeña que pone voz de pena y sabes que es probable que lo necesite. Una buena opción sería llevar caramelos para repartir, al fin y al cabo, son sólo niños.
image

Viendo la foto creo que entenderéis la situación.
Además de ser rodeados y perseguidos, disfrutamos de las vistas de los campos de arroz. No quiero que esta historia ensombrezca a Sapa. Volvería a ir mañana, si pudiera, es un sitio increíble y único.
image

Como siempre, hay que quedarse con lo bueno: un paisaje de ensueño y un nuevo grupo de gente estupenda
image

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s