Croquetas caseras de pollo

Ya de vuelta a mi vida londinense, no sólo voy a seguir escribiendo sobre mi viaje, sino que aprovecharé para colgar recetas de comida española que, por tener a mi abuela lejos, voy aprendiendo. La primera y más importante es la de las croquetas. ¿Qué expatriado no echa de menos las croquetases de la abuela o del Mercadona? Así que mientras nuestra abuela no se mude aquí y no abran un mercadona, hay que ir aprendiendo.

Las croquetas me resultaron un plato muy sencillo de hacer y quedaron riquísimas.

Ingredientes:

1 litro de leche

175 gramos de mantequilla

175 gramos de harina

1 puerro cortado fino en cuadritos

Nuez moscada

Sal y pimienta

Jamón o pollo

Pan rallado

1 o 2 huevos

Yo empecé con el pollo, que es más barato y tampoco me fiaba del resultado. Asas medio pollo o la cantidad que quieras añadir y luego lo metes en batidora o procesador de comida, para que quede bien cortadito. A mi me quedó como un paté.

Vuelve a meter los huesos del pollo en el horno y déjalos hasta que se doren. Una vez hecho, pon la leche a hervir a fuego lento con los huesos dentro y echa sal, nuez moscada y pimienta. Lo de los huesos del pollo me pareció algo raro, pero la verdad es que quedaron tan ricas que no me planteo no echarlos.

Por otro lado, en una sartén calientas la mantequilla y vas añadiendo la harina poco a poco, una vez que eches todo, espérate a que cambie de color y añade la mezcla de la leche, pero sin huesos 🙂 Mueve la mezcla sin parar hasta que se haga una masa. Probablemente te parecerá que has echado leche de más, pero después de mucha paciencia y de no parar de mover la mezcla, verás como desaparece. Sigue moviendo hasta que tengas una masa y se vaya pegando a las paredes.

Y ahora a esperar a que se enfríe. Ahora te queda lo típico, darle la forma que quieras, empanarlas ¡y a freir!

Mis compañeros de pisos guiris me ayudaron con la forma y por eso acabamos haciendo croquetones más que otra cosa… ¡Quedaron super ricas!

Croquetas

Anuncios

Col al estilo vietnamita

Para mi una parte muy importante de viajar es la comida. La forma en al que se come en cada país dice mucho de su historia y te ayuda a adaptar el paladar a nuevos sabores. De hecho, durante mis seis meses de viaje, me apunté a 4 clases de cocina y fue una experiencia increible. Ahora soy capaz de cocinar platos vietnamitas, tailandeses y de Laos.

Mis viajes me han cambiado la forma de comer. Intento llenarme menos y comer más veces, menos cantidad y más sano. Además, intento dejar los vegetales más crudos para que no pierdan sus propiedades, como hacen en Asia.

Llevo varias semanas pensando en preparar un post sobre comida y de hoy no pasa.

COMIDA VIETNAMITA

En muchos restaurantes en Vietnam, siempre te ponen un plato con arroz, otro con col refrita y otro con carne o verduras. Os iré contando como preparar cada plato, pero hoy empiezo con algo muy, muy sencillo, de hecho, he estado buscando la receta, porque no me podía sacar de la cabeza este plato tan simple: col al estilo vietnamita. No era col sin más, tenía un saborcillo diferente que es lo que estuve buscando ayer.

Tengo que confesar que siempre pensé que no me gustaba la col, hasta que fui a Vietnam, ahora me encanta. Realmente, nunca le di una oportunidad justa antes.

PREPARACIÓN

Necesitas:

– Col blanca

– Fish sauce

– Salsa de soja

– Aceite

La preparación es bien sencilla. Calienta un poco de aceite en la sartén y echas la col, previamente cortada a tiras. Le vas dando vueltas por unos 3 minutos y añades un poco de fish sauce y de salsa de soja. Y Listo.