Couchsurfing

Siempre que cuento que hago  Couchsurfing la gente me mira raro, sobre todo si no son anglosajones. ¿Y qué es Couchsurfing? Para mi es una manera de conocer a gente del sitio donde voy, conocer costumbres, cómo viven, qué comen, qué hacen en su tiempo libre y, como no, de viajar barato. Se basa en la idea de comunidad, yo te ayudo y tú me ayudas o ayudas a otro en mi lugar.

IMG_9732.JPG

Con Marie, mi anfitriona en Melbourne

Sólo tengo buenas palabras de mi experiencia. Me han recibido en varias sitios con un “mi casa es tu casa”, eso que suena tan de película, saliendo de la boca de un extraño que te acaba de recoger o abrir la puerta. Me sigue maravillando la generosidad de las personas que he conocido. Muchos han pasado horas escuchando mis viajes, contándome los suyos, compartiendo una cena o enseñándome su ciudad.

Empecé a surfear sofás, que así sería la traducción, cansada de conocer sólo mochileros como yo durante mis 6 meses de viaje ( y no puedo negar que tras meses de viajes no me venía mal gastar menos). Quería conocer a gente local y aprender más de su cultura, y así fue como empecé.

La idea de couchsurfing no se limita a dormir y ahorrar el alojamiento, la mayoría de las veces simplemento quedo con miembros de la comunidad y me organizo mi propio alojamiento, ya que suele resultar más cómodo. Esto no era así durante mi gran viaje.

Lo ideal es devolver la ayuda a otros viajeros alojándolos, pero no siempre es posible. En mi caso, vivo con dos compañeros de piso y no puedo alojar a nadie de momento, aunque puedo quedar con otros viajeros que estén de paso y siempre tendré sitio para cualquiera de los que me acogieron.

¿Y alguna historia morbosa o algún día que haya tenido miedo al quedar con mi anfitrión? Siento ser aburrida, pero la verdad es que no. Sólo tengo palabras de agradecimiento para el neozelandés que tenía 8 couchsurfers en su casa, el australiano vegano que nos cocinaba para asegurar que comiamos sólo verduras, o el lisbonés que me paseó por su ciudad. Todos ellos forman parte de mi viaje y les recuerdo siempre que veo mis fotos.

 

 

El saber no ocupa lugar

Durante este viaje, estoy aprendiendo cosillas que me esperaba y no sobre mi y los sitios que visito. Poco a poco iré actualizando la lista

– Viajar solo, no significa que lo estés.  De los 150 dias que llevo de viaje, he estado sola 4 días porque necesitaba tiempo para mi.

Es curioso que lo que más preocupa a amigos y familiares es que fuera sola, cuando de hecho, nada más lejos de la realidad. Conocer gente nueva cada día y contar tu vida, llega a agotar un poco

– Cuanto menos cosas lleves y compres, mejor. Recuerda que todo lo que lleves pesa y va a tu espalda. En mi segunda semana de viaje, tiré o regalé las cosas que no había usado. Es increíble qué fácil es deshacerse de cosas cuando te pesan

– Tu concepto de estilo puede que varíe mientras estés viajando, de hecho, puede que lo pierdas. Yo lo mismo me levanto y bajo en pijama a desayunar en el hostal, que salgo con pantalón estampado de elefantes y camiseta de rayas. Antes no pisaba la calle en chandal , ¡qué soy de Sevilla! 😉

– Mochila y cámara pasan a ser las únicas cosas indispensables que posees. Mi mochila está defectuosa y debería de cambiarla a mi vuelta, pero no quiero una nueva, la mía es de la familia

-Añades a gente en Facebook que sólo conoces de 5 minutos, cosa que nunca harías en tu vida normal. Tengo actualizaciones de estado de gente que no reconozco

-No te acuerdas de lo que es dormir en una habitación solo (hasta que llegas a Asia)

-Las cosas en Tailandia son baratas, lo que no te han dicho es que se rompen en seguida, ya sea ropa, tecnología… Aterricé en Tailandia con la fiebre de las compras y ya he tenido que tirar unos pantalones y unas sandalias tras dos usos…

– Te levantas temprano, te acuestas tarde y sales muy poco

 

 

 

Inaugurando el blog

Tras varios meses viajando, hoy es el primer día que tengo el ánimo de sentarme sola a escribir. Hasta ahora no he parado, he conocido a cientos de personas nuevas, visitado lugares increíbles, comido cientos de platos diferentes, dormido en cualquier sitio, pasado horas en autobús…  ¡no he parado ni un segundo!

Me presento,  soy de Sevilla y vivo en Londres desde hace 5 años.  Llevo 4 meses viajando y, antes de eso, 3 años ahorrando.

Viajo, como bien indica el nombre del blog, sin planes. Me guío por lo que me apetece cada día, sin estrés,  ni agobio.

Ésta soy yo rodeada de wallabies

Mi idea al escribir este blog es ayudar a otros viajeros de poco presupuesto a organizar su propia escapada.

¡Espero que os sirva!