Mi recorrido por Sri Lanka

Para entender mi recorrido, primero tengo que confesar que no me gusta planear los viajes. Me planto con la mochila donde sea, sin ninguna reserva y me dejo llevar por lo que me van diciendo los autóctonos u otros mochileros. Una vez dicho esto, mi recorrido tiene más sentido 🙂

Mi recorrido por Sri Lanka

Lo sé, probablemente había formas más fácil de hacer el viaje, pero lo importante es recordar que las vacaciones están para relajarse y dejarte llevar por lo que te va apeteciendo. Sí, estuve al lado de Arugam Bay y, en vez de ir, decidí dar una vuelta tremenda primero, es lo que me apetecía en ese momento. De otra forma, no habría conocido a la misma gente, ni habría tenido las mismas experiencias.

Fui de Colombo > Tangalle > Udawalawe > Ella > Kandy > Dambulla > Sigiriya > Trincomalee > Arugam Bay > Colombo

Y di muchas vueltas en autobús:

Sri Lanka, autobús

Sri Lanka, autobús

Anuncios

De Arugam Bay al aeropuerto

Mi última parada fue Arugam Bay. No tenía muy claro si ir o no porque desde Trincomalee hay unas 8-9 horas en autobús y, desde ahí, otras 8 horas al aeropuerto de Colombo. Después de mucho pensarlo, me decidí a ir y no me arrepentí.

No es el sitio más recomendable para ir a la playa, las olas son muy fuertes. Arugam Bay es la zona de los surferos y el único sitio donde vi bastante turistas o, más bien, surferos y donde salí.

Me gusto mucho pero el único problema era volver al aeropuerto. El taxi al aeropuerto para una persona puede costar unos 70 euros, tenía que compartir el viaje como fuera. Si viajáis con menos presupuesto, hay autobuses nocturnos, aunque mi vuelo era a las 10 pm y no quería desperdiciar la noche en el autobús, pasar un día en Colombo y montarme en el avión asquerosa de todo el día – os recuerdo que la humedad es mortal. Así que me fui de pija, cosa que no suelo hacer en mis viajes, y decidí buscar un taxi.

Me alojé en Beach Hub y colgando carteles conocí a un chaval que iba al aeropuerto el mismo día que yo. Ahora sólo tenía que encontrar un taxi a buen precio.

Me aconsejaron que si hay un hombre en el grupo, él sea el encargado de hablar con los taxistas, así que me planté con un amigo en varias casas de huéspedes que ofrecían servicio de taxi. Escribo este blog porque encontré una ganga por 10,000 rupíes para dos personas, una furgoneta con aire acondicionado, ¡nuevísima! Me preocupaba que vinieran a recogernos en un coche viejo sin aire, pero fue un viaje de lujo con un buen conductor.

El teléfono del taxista es 0094-771272677.

De Ella a Kandy

En una visita a Sri Lanka no puede faltar un viaje en tren por el centro del país. Las montañas, las cascadas, las plantaciones de té y la gente convierten en un viaje inolvidable.

20150603103633

Saliendo de Ella, cogí tren de las 10:20 am. Tenía bastante dudas sobre en que clase debía comprar mi asiento:

-Primera clase: con aire acondicionado. Esta clase no estaba disponible en este viaje

-Segunda clase: hay ventiladores, que tampoco hacían falta, y te garantizan sentarte. Cuesta 240 rupies

-Tercera clase: es probablemente la clase más divertida. El vagón se llena con toda la gente que quiera entrar, algunos se sientan, otros no; algunos se quedan en la puerta para disfrutar las vistas ¡o por qué no caben! Igual no te sientas en la primera parada, pero la gente va y viene y seguro que te acabas sentando

Opté por segunda clase. Pensé que en tercera sería imposible sentarse, luego me di cuenta que no. De todas formas, probablemente fui mucho más tranquila las 7 horas que duró el viaje. Los cingales son muy amigables y les encanta hablar con extranjeros, pero en un viaje tan largo con gente nueva subiendo y bajando habría sido agotador.

El viaje es increíble. Las vistas son incomparables. Nunca antes vi paisajes tan verdes, pero de un verde diferente, mucho más vivo. Además, disfruté como una enana sacando el brazo por la ventana, como todos los cingaleses. Los niños de los otros vagones saludaban y sonreían al devolverle el saludo. Algo tan simple que siempre hace feliz a todos, incluso en Europa.

Cingalés, Sri Lanka

Cingalés saludando

Sri Lanka, tren

Disfrutando de las vistas

El tren pasa por aldeas totalmente aisladas con 3 o 4 casas, donde, probablemente, lo más emocionante que pasa en el día es la llegada del tren. Niños y mayores esperan junto a las estaciones para saludar y despedir el tren.

IMG_0401

Durante el viaje conocí a una familia de cingaleses que me avisaban cada vez había algo que ver por su ventana e incluso me compraron algo de comer. Lo que me recuerda que si no llevas comida, venden “wari” por uno 10 rupies, aunque probablemente acabes pagando 20. Son bolitas empanadas de pescado o carne que sirven con chiles. Están muy buenas, sobre todo si te gusta el picante. Lo mejor es que te las dan envueltas en un folio o periódico, en mi caso fue un examen del colegio.

Waris, Sri Lanka

Waris

En algunos tramos íbamos a 10 km/h o, a lo más, 20km/h de ahí las 7 horas que dura el viaje. ¿La ventaja? Que pude hacer fotos sin preocuparme que salieran borrosas. Eso sí, a las 5 horas de viaje me dejaron de impresionar las vistas y sólo quería llegar.

Yo en tren

Yo en tren

IMG_0294 20150603092828 20150603104405 20150603071418 20150603065506

Ella a Kandy, 240 rupies en segunda clase. 7 horas de viaje